Los Doce Pares de Francia

Dos Chinelos,padre e hijo se dirigen a las danzas de la Semana Santa en Totolapan, Mor.

Dos Chinelos,padre e hijo se dirigen a las danzas de la Semana Santa en Totolapan, Mor.

HISTORIA DEL EMPERADOR CARLO MAGNO

NARRANDO LAS HAZAÑAS Y PROEZAS DE LOS DOCE PARES DE FRANCIA

QUE EXPLICA EL ORIGEN DE LA REPRESENTACIÓN “LOS DOCE PARES DE FRANCIA” QUE SE CELEBRA CADA QUINTO VIERNES DE CUARESMA, EN TOTOLAPAN, MORELOS

Historia de Carlo Magno, desde el primer Rey cristiano en Francia. El Rey Clovis siendo pagano se enamora de Clotildis, sobrina del Rey de Borgoña a la cual pude en matrimonio y tiempos después, ella consigue que él se convierta en cristiano y a todo su reino, siendo éste rey el primero en ser cristiano en el territorio de Francia. La dinastía de Clovis terminó con el Rey Hildericus, quien se escudó en la religión para abandonar a su reino desatendiéndolo y es aquí cuando el Príncipe Pipino fue alzado por la gente cuando Hildericus aún vivía. Posteriormente Pipino se casa con la reina Berta hija del rey Herclin y de allí nace el gran Carlo Magno. A la muerte de un hermano suyo es alzado rey y señor de toda Francia y al saber el Papa Adriano de su valor, le solicita ayuda para pelear contra los moros o paganos que habitan Roma.

Tiempo después cuando hubo derrotado a los paganos de Italia, regresaron a Roma Carlo Magno y los Doce Pares de Francia, quienes eran caballeros de noble familia, entre ellos de la misma familia de Carlo Magno y a su regreso el Papa León, quien sucedió al papado al morir el Papa Adriano, postula a Carlo Magno como Emperador de Roma a la muerte del Emperador.

Es en éste tiempo cuando estando Carlo Magno en un lugar llamado Mormionda haciendo guerra a los paganos, cuando llegó ante el Fierabrás, hombre de grandes fuerzas Rey de Alejandría y señor de toda la provincia de Babilonia y Jerusalén, hijo del Almirante Balán quien era un muy poderoso y gran señor. Fierabrás fue a buscar a Carlo Magno a Mormionda y lo reta a pelear a él o a los Doce Pares de Francia, a la cual escucha el reto Carlo Magno y manda a su sobrino Roldán a la pelea más él se niega. Debido a la negativa de Roldán, Carlo Magno entra en cólera y al ver que ninguno de los Doce Pares de Francia se decide a salir, él se prepara para salir a pelear, lo cual llega a oídos de Oliveros que está herido y cansado. Oliveros al saber esto, se prepara para enfrentar a Fierabrás y se presenta ante Carlo Magno pidiéndole permiso para pelear. Carlo Magno al ver el valor de Oliveros y que no desistirá de pelear le da el permiso y sale a la batalla. Llega ante Fierabrás quien lo menosprecia y después de tantas insistencias de parte de Oliveros comienzan la batalla.

Tanto Oliveros como Fierabrás pelean con tal ferocidad que ninguno desiste de la pelea y así duran bastante tiempo. Fierabrás al ver herido a Roldán (sic)) desde el inicio de la batalla le sugiere que tome el bálsamo con que cubrieron el cuerpo de Cristo y será sanado inmediatamente. Roldán se niega pero en un momento posterior de la batalla Fierabrás es herido y toma del bálsamo, a lo cual Oliveros hace lo mismo y después tira el bálsamo a un río (Nota: Según otras leyendas, Fierabrás atacó a Roma y tomó muchas reliquias en su botín, entre ellas el bálsamo que aquí se refiere). Continúan la batalla y después de que Fierabrás desarma a Oliveros y éste a su vez alcanza una de las poderosas espadas de su enemigo, lo derrota. Fierabrás al comprender el error de los paganos se torna cristiano y pide a Oliveros que no lo abandone, que lo lleve con Carlo Magno para ser bautizado y así lo hace pero en su intento por cumplir su deseo, es apresado por los moros no sin antes darles una buena batalla y esconder a Fierabrás para que no sea rescatado por ellos. Al ver los cristianos que los moros se acercaban, salieron presurosos a la batalla, muriendo gente de ambas partes, pero siendo superados en número los cristianos, fueron hechos prisioneros cuatro de los Doce Pares y junto con Oliveros llevados al día siguiente ante el Almirante Balán.

Mientras tanto Carlo Magno manda a recoger a los cristianos heridos y muertos a la mañana siguiente y es encontrado Fierabrás donde lo dejó Oliveros y es llevado ante Carlo Magno quien se alegra de su decisión de tornarse cristiano y es bautizado.

Los paganos llevan a Oliveros malherido y a los otros 4 Pares de Francia ante el Almirante Balán y le dicen que él fue quien derrotó a Fierabrás, el pregunta quiénes son y ellos esconden su verdadera personalidad. Él manda encerrarlos para posteriormente matarles y que sirva de escarmiento a los cristianos, pero sus consejeros le dicen que los cambie por su hijo Fierabrás preso de los cristianos, a lo cual él accede. Son llevados a la celda y es cuando la hermosa Floripes, hermana de Fierabrás e hija del Almirante Balán, los visita, liberándolos y llevándolos a su recámara, dándoles buena ropa y comida, así como las armas que necesitasen a cambio de que le socorran en su ayuda cuando ella lo solicite y posteriormente les confiesa que en una ocasión en Roma ella vio a uno de los Doce Pares de Francia llamado Guy de Borgoña del cual quedó enamorada, y le solicita que le lleven el mensaje de que ella está dispuesta a tornarse cristiana con tal de que él la acepte como su legítima esposa en matrimonio, a lo que ellos acceden.

Carlo Magno al saber que sus caballeros son presos del Almirante, manda a los otros 7 Pares de Francia en embajada a pedir que sean liberado y que se torne cristiano el Almirante y le dejara en paz en sus tierras sólo pagándole a Carlo Magno un pequeño tributo y de no ser, no descansará hasta matarle o sacarle de esas tierras. Los caballeros salen en embajada y se encuentran en el camino a 15 Reyes que el Almirante Balán mandó en embajada a tratar el cambio de Fierabrás por los 5 caballeros que él tenía presos y los 7 pares son atacados por los Reyes al creer aquellos que éstos eran ladrones. Los Doce Pares de Francia matan a los Reyes escapando sólo uno de ellos quien va a dar aviso al Almirante Balán que se acercan los Doce Pares de Francia.

Los caballeros cristianos llegaron al Puente de Montible en el cual tenían que pagar tributo y ellos lo engañaron diciéndole que el tributo requerido venía detrás de ellos, ya que ellos se habían adelantado para tomar posada, a lo cual el gigante fue creído y los dejó pasar, llegando ellos ante el Almirante Balán y él al saber que Carlo Magno enviaba la embajada pensó que sería para el intercambio de los caballeros por su hijo Fierabrás y les mandó dar posada, pero llegó a media noche el Rey moro que había escapado de los caballeros y le comentó al Almirante lo sucedido, sugiriéndole que matase a los caballeros mientras dormían, a lo cual él se negó, acordando al día siguiente decidir qué hacer con ellos y desarmándolos en la noche misma.

Al día siguiente estando ya los Doce Pares presos, fueron cuestionados el porqué de asesinar a los Reyes a lo que contestan que sólo se defendieron del ataque recibido y fue informado de la embajada enviada y el Almirante al oír esto, entra en enojo y pide consejo que hacer con ellos, a lo que sus consejeros sugieren ser arrastrados por caballos, y sabiendo Floripes esto, solicita que se dejen bajo su custodia los caballeros, ya que ella quiere verlos sufrir y morir por haber derrotado a su hermano Fierabrás. El Almirante accede a la petición y es aconsejado por un sobrino suyo que no se fíe de una mujer y ella entra en cólera, mandando al escudero por los caballeros, se los lleva a su recámara donde se reúnen los Doce Pares de Francia. Una vez reunidos les explica el motivo de que estén ahí y Oliveros comenta a Guy de Borgoña el motivo de las atenciones de Floripes para con ellos y Guy de Borgoña acepta la petición de ello, y después de esto Floripes les muestra las Santas Reliquias que Fierabrás había robado de Roma.

Estaban en esto cuando llegó ante ellos un sobrino del Almirante el cual se llamaba Lucafer, entró a la recámara y al ver a Floripes con los caballeros, quiso avisar al Almirante pero fue muerto por el Duque de Naymes. Después de ello Floripes fue a disculparse con su padre de no comer con él y en ése momento se percató de cuánta gente había en palacio y fue a informarles a los caballeros que salieran presurosos matando a cuanto moro encontraban en los pasillos, llegando ante el Almirante que al ver lo que sucedía, saltó por una ventana siendo esperado por los suyos abajo. Los Doce Pares quisieron salir a dar batalla a los moros, pero Floripes suplicó que no, debido a que eran muchos los enemigos, y fue así como se resguardaron en una de las torres del castillo y llevaron consigo todas las provisiones que en él había.

Así estuvieron tres días, los paganos tratando de entrar en la torre y los cristianos defendiéndola, y llegó el momento en el que los caballeros y las damas, así como Floripes padecieron hambre y ella al ver que el Dios de los cristianos no les socorría, dudó y fueron ante los ídolos del Almirante Balán, los cuales fueron destruidos ante Floripes en muestra de que no tenían ningún poder y que el Dios verdadero era el de los cristianos. Posterior a esto, los caballeros cristianos decidieron salir a dar batalla a los turcos que estaban cercando la torre, para poder ir por provisiones que aquellos tenían en el real y así lo hicieron, y los paganos así como el Almirante al ver la fiereza de Don Roldán, se comenzaron a retirar y al ver esto Guy de Borgoña se fue tras él hasta su tienda y fue preso de los turcos. Al ver los Doce Pares que por un camino venía un cargamento de provisiones se fueron para tomar lo necesario para sobrevivir en la torre hasta recibir ayuda de Carlo Magno y así avanzaron por las provisiones y se retiraron sin darse cuenta de la falta de Guy de Borgoña.

Guy de Borgoña fue llevado ante el Almirante y encadenado, cuestionado de quién era y condenado a ser ahorcado. Al mismo tiempo los caballeros cristianos se deban cuenta de que Guy de Borgoña había sido preso y Floripes en llanto solicitó que no le dejasen morir a manos del Almirante su padre. En la mañana, el Almirante mandó ahorcar a Guy de Borgoña y mandó poner una trampa a los cristianos cuando éstos salieran a rescatarle, pero los caballeros cristianos dieron cruda batalla y los turcos temerosos no se atrevían a atacar directamente, lo cual fue aprovechado por parte de Ricarte de Normandía para rescatar a Guy de Borgoña, apresurándose éstos dos a llegar con Don Roldán y Oliveros, así como con los demás caballeros. Una vez logrado esto, comenzaron a pelear los caballeros cristianos. Al verse libres de sus enemigos, los Doce Pares deciden seguirlos y darles batalla para apoderarse de las provisiones que tenían en el real los turcos y acto seguido se fueron a la torre y comenzaron a combatir por defenderla.

Una vez dentro de la torre, los caballeros fueron recibidos por Floripes y las demás, dando infinitas gracias a Dios por llevarlos con bien. Y estando en la torre, comenzaron a defenderse de sus enemigos lanzándoles desde lo alto los tesoros que su padre el Almirante tenía en el sótano y los moros al ver tantas riquezas se comenzaron a matar entre ellos por tenerlas, y estando los caballeros cristianos en la torre y viendo que no recibían ayuda del Emperador, mandaron a uno de ellos a pedir auxilio siendo el elegido Ricarte de Normandía. Una vez decidido esto, los caballeros salieron casi al amanecer a dar batalla a los enemigos y este momento fue aprovechado por Ricarte de Normandía para ponerse en camino y avisar al Emperador Carlo Magno de lo que sucedía.

Una vez libre de los moros, Ricarte de Normandía descansó unos momentos, más no sabía que era seguido por el Rey Clarión, quien con su gente le seguía los pasos y llegando el Rey Clarión ante Ricarte de Normandía, comenzaron la pelea y Ricarte de Normandía, el cortó el cuello al Rey Clarión y le quitó su caballo. Una vez hecho esto, el caballero cristiano continuó su viaje dejando a su caballo y montando el del Rey Clarión, a lo cual el caballo del caballero cristiano regresó a la torre, pasando por entre los turcos, quienes al igual que el Almirante y los caballeros en la torre, pensaron que había muerto Ricarte de Normandía. Mientras la gente del Rey Clarión encontraba a su señor muerto y lo llevaron con el Almirante Balán que al saber la noticia fue muy molesto de ellos y los cristianos al ver tanto llanto comprendieron que el que había muerto era el Rey Clarión y no su compañero.

Al saber de la muerte del Rey Clarión, el Almirante mandó a uno de los suyos a informar al gigante que custodiaba el puente para que no dejase pasar a nadie por él, más Ricarte de Normandía fue guiado por un ciervo blanco que por un paso milagrosamente en el río que pasaba por el puente mencionado (sic), quedando libre así de sus enemigos y pudiendo llegar con el Emperador Carlo Magno, informándole de lo sucedido con sus compañeros atrapados en la torre del Almirante Balán. Una vez informado el Emperador de lo sucedido partieron rumbo al puente con una estrategia hecha, de burlar al gigante engañándole que eran mercaderes que llevaban tributo al Almirante Balán y mientras el gigante abría el puente, los otros esperarían escondidos y así lo hicieron, ganando el puente no sin antes dar cruda batalla el gigante y matarle y a los turcos que ahí estaban. Al ver esto otro gigante llamado Anfeon se enfrentó a los cristianos y Fierabrás lo mató y venida la noche la mujer de Anfeon, herida al saber muerto a su esposo fue y mató a muchos cristianos. Al final siendo ella derribada por Fierabrás y muerta por los peones cristianos.

Al saber todo esto el Almirante, reniega de sus dioses y los maldice y sigue buscando la forma de entrar en la torre y castigar a su hija como a los cristianos que en ella estaban y venida la mañana uno de los caballeros que estaban en la torre, Oger de Danois se asomó y vio muchas banderas desplegadas a lo lejos así como mucha gente armada y bajó de inmediato a avisarle a sus compañeros. De igual manera el Almirante supo de la venida de Carlo Magno, mandando a Ganalon en embajada. Ganalon fue presto ante el Almirante y una vez ahí dio el mensaje ante el Almiarnte Balán el cual se negó a tornarse cristiano y a someterse ante Carlo Magno, ni por petición de su hijo Fierabrás. Al ver el enojo del Almirante uno de sus caballeros, quiso asesinar a Ganalon, quien fue más listo y rápido y le atravesó el pecho con su lanza. Una vez hecho esto, fue perseguido por 20 mil turcos y echó a correr rumbo a donde estaba Carlo Magno y su ejército, llegando ante el no sin antes matar a Tenebres el hermano del Rey Sortibran, quien le seguía de cerca para matarle.

Una vez con conocimiento de la respuesta del Almirante, Carlo Magno preparó a su gente para la batalla, mandando tres frentes o batallas, mandando a Fierabrás, al dique de Regner y a Ricarte de Normandía en la última y de igual manera los paganos armaron a su gente teniendo como cabezas al Rey Brulante, Sortibran y Tenebre, más antes de comenzar la cruda batalla, Brulante reta a Carlo Magno, dándole muerte, después de lo cual comienzan la cruda batalla, muriendo gente de ambas partes pero dando tan fiera batalla Carlo Magno y Fierabrás que los paganos tuvieron que retirarse hasta donde se encontraba el Almirante junto con sus Reyes. El Almirante Balán mandó entonces que la gente que quedaba fuera repartida en cuatro escuadrones, de los cuales 3 eran comandados por él y Tempeste, su sobrino y el otro fue guiado por Sortibran; éste último dando cruda batalla a los cristianos. Al ver esto el Duque de Regner se fue presto a la pelea y derribándole del caballo fue muerto por los peones después de una ruda pelea.

Al saber esto el Almirante Balán, con lágrimas en los ojos por la pérdida de Sortibran, comenzó a llamar a Carlo Magno para entrar en la batalla cuerpo a cuerpo con él y diciendo esto comenzó a matar a cuanto cristiano encontraba a su paso, todo esto que era observado por Fierabrás, quien no sabía qué hacer si tenía que decidir entre el amor de hijo a su padre y la lealtad de los cristianos que creían en el mismo Dios que él y se aBalánzó contra el Almirante sin causarle daño alguno t tomándole del caballo para que no siguiera matando cristianos, no sin antes matar a Tempestes y otros caballeros se detuvo y le defendió de un caballero cristiano que quiso herirle poniéndose delante suyo, protegiendo con su cuerpo al Almirante Balán, su padre pidiéndole que renunciase a sus ídolos y creyera en el Dios verdadero y a esto reprocha el Almirante el proceder de su hijo. Fierabrás al estar con su padre ve el estandarte de Carlo Magno rodeado de muchos moros y deja al Almirante para ir en auxilio del Emperador.
Los caballeros en la torre al ver que sus custodios habían descuidado la torre para ir a la batalla, salieron presurosos dando batalla a cuanto moro encontraban, y el Almirante al saber esto, quiso detenerlos para que no se juntasen con los demás caballeros y Carlo Magno, más fue tan dura la batalla que terminaron por ser derrotados los paganos y hecho esto, pudieron reunirse con el Emperador. Al saber esto, el Almirante comenzó a maldecir a Mahoma y a reclamar el porqué del abandono hacia su ejército, y estaba el Almirante tan enojado y triste por el abandono de sus dioses que aun cuando su gente era asesinada y la que podía hacerlo huía, él esperó a que llegaran a él los caballeros de Carlo Magno y aún les quiso dar batalla, más fue muerto su caballo y a petición de Fierabrás no se le hizo daño alguno y fue llevado ante Carlo Magno que celebraba con los suyos la victoria.

Al día siguiente el Almirante Balán fue llevado ante Carlo Magno quien a petición de Fierabrás, le ofreció se convirtiese al cristianismo y que no le despojaría de sus tierras, ni le daría muerte, a lo cual el Almirante se negó y dijo a Carlo Magno que le matara si así le placía. Ante esto, Fierabrás se hincó delante de su padre y le suplicó que aceptara lo que el Emperador le ofrecía y él dijo que estaba de acuerdo, más cuando fue puesto en la pila bautismal y fue cuestionado sobre si juraba renunciar a sus ídolos y creer en el Dios verdadero y recibir el santo bautismo, el Almirante escupe en la pila y da un gran golpe al arzobispo en la cara para posteriormente tratar de ahogarlo en la pila, lo cual es evitado por los caballeros de Carlo Magno. Después de esto, Carlo Magno manda llamar a Fierabrás y le comenta lo sucedido, a lo cual le dice que él decida que se hace con su padre. Fierabrás dice que sólo esa noche y el día siguiente dejen que su padre viva y su después de eso no acepta el bautismo, que le den muerte, y así lo hacen, y toda esa noche Fierabrás suplica a su padre que acepte el bautismo y él se niega, llegada la mañana Carlo Magno le suplica por última vez que acepte el bautismo y la fe cristiana, a lo cual se niega rotundamente el Almirante y pide que le den muerte, y así lo hacen, lo llevan los peones al campo y ahí le dan muerte. Después de ello, Floripes recibe el santo bautismo y se casa con Guy de Borgoña.

Transcrito del tríptico denominado “HISTORIA DEL EMPERADOR CARLO MAGNO NARRANDO LAS HAZAÑAS Y PROEZAS DE LOS DOCE PARES DE FRANCIA”, que explica el origen de la representación “Los Doce Pares de Francia”, que se realiza cada Quinto Viernes de Cuaresma en Totolapan, Morelos.

La narración aparentemente fue tomada del libro “Historia del Emperador Carlo Magno: en la cual se trata de las grandes proezas, y hazañas de los Doce Pares de Francia, y de cómo fueron vendidos por el traidor de Ganalon, y la cruda batalla que hubo Oliveros con Fierabrás de Alejandría, hijo del almirante Balán”. Escrito por Jehan Bagnyon e impreso en A. Berdeguer en 1840. 280 pp.

http://books.google.com.mx/books?id=l9UdAQAAMAAJ&dq=fierabr%C3%A1s+Carlo+Magno+mormionda&hl=es&source=gbs_navlinks_s

 

 

Acerca de admin

Hola, soy Federico Meixueiro, estudio los prerrequisitos del Programa de Doctorado en Bibliotecología y Estudios de la Información en la UNAM. Este sitio es parte de mi proyecto de investigación de la Maestría en Dirección Estratégica de las TIC en el INFOTEC-CONACYT.
Esta entrada fue publicada en Tradiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

87 − 81 =